Verificentros: El gran negocio del Gobierno del Edoméx

El programa de verificación vehicular ha resultado un «negocio redondo» para los propietarios y un fracaso para las autoridades encargadas de mejorar el medio ambiente; los propietarios de un automotor han buscado mejorar sus unidades y dejarlo en óptimas condiciones para poder circular en las vías de la metrópoli y es que en los centros de verificación los «supuestos» inspectores han encontrado la forma de llevarse un dinero más al realizar «un brinco» al realizar la verificación vehicular. Las autoridades mejor deben aplicar el Hoy No Circula normalmente debido a que los índices de contaminación no disminuyen.

Y es que los automovilistas deben pagar de acuerdo a la gaceta del gobierno del Estado de México una verificación vehicular en la entidad durante el 2021 será de la siguiente manera: Doble cero “00”: 10 UMA – $896 pesos. Cero “0”: 5 UMA – $448 pesos. Uno “1”, Dos “2” pagaran 358 pesos, Técnica de Verificación, Rechazo y PIREC: 4 UMA – $347. Pero, la realidad es que este programa no ha logrado disminuir en gran manera los altos índices de contaminación. Hay estadísticas que hay 127 verificentros en el estado de México y 60 en la Ciudad de México. Al llegar a los verificentros los propietarios de carros pagan 200 pesos más por el famoso «brinco».

La pandemia del COVID-19 vino a cambiar de opinión a los habitantes de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México donde viven más de 22 millones de habitantes, sobre todo en los municipios del estado de México debido a que a pesar de que dejaron de circular automóviles en buen estado, los índices no bajaron hasta que se registraron fuertes vientos, es decir, la contaminación viene de las empresas, fabricas, tiraderos a cielo abierto, también de carros, pero en bajas emisiones, etc. la mala calidad del aire está vinculada, además, con la muerte prematura en todo México de al menos 50,000 personas por año, entre infantes y adultos mayores, según el Instituto Nacional de Salud Pública a que no hay una revisión a fondo los las empresas altamente contaminantes.

El gobierno debe retirar los Centros de Verificación Vehicular debido a que sus propietarios en un inicio eran de ex funcionarios públicos con prestanombres, algunos de estos sitios ya fueron vendidos a personajes con mucho dinero. La secretaria de Medio Ambiente que es la encargada de vigilar se cumplan las normas de no contaminación debería ser la encargada de revisar los automotores ya que en la Ciudad de México hay patrullas ambientales encargadas de revisar los automotores que circulan por sus calles y siempre detienen a automovilistas procedentes de otros estados y no de la Ciudad de México.

Se denomina contaminación ambiental a la presencia de componentes nocivos (ya sean químicos, físicos o biológicos) en el medio ambiente (entorno natural y artificial), que supongan un perjuicio para los seres vivos que lo habitan, incluyendo a los seres humanos. La contaminación ambiental está originada principalmente por causas derivadas de la actividad humana, como la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero o la explotación desmedida de los recursos naturales.

El Programa de Verificación Vehicular tiene como objetivo evaluar los niveles de emisiones contaminantes provenientes del escape de los vehículos automotores en circulación que usan gasolina, gas, diésel o cualquier otro combustible alterno que cuenten con placas del Estado de México o que circulen en la entidad, conforme a lo establecido en las Normas Oficiales Mexicanas, Normas Técnicas Estatales Ambientales y la normatividad ambiental aplicable en materia de verificación vehicular.

Pero, la realidad es que la verificación vehicular ha servido sólo para continuar con la extorsión para lograr que los vehículos pasen sin ser revisados a fondo. Es decir que estos sitios deben establecer los mecanismos que coadyuven en la prevención, control y disminución de emisiones contaminantes a la atmósfera, actividad que no ha funcionado.

Es por ello que se debería implementar sólo el Hoy No Circula para que los habitantes propietarios de un vehículo dejen de pagar por un servicio que no ha funcionado adecuadamente debido a que hay muchas irregularidades para lograr obtener un holograma, pero la realidad es que los ciudadanos ya tienen conciencia de cómo deben utilizar un vehículo y las condiciones que debe tener para poderlo usar en la Zona Conurbada a la Ciudad de México.

El parque vehicular en el Estado de México y la Ciudad de México era en 2019 con más de 10 millones de coches respectivamente. Ambas demarcaciones reúnen también a la mayor población de todo el país. En conjunto, en el Estado de México y la capital viven alrededor de 25.1 millones de personas, por lo que hay un vehículo por cada dos. Lo cual representa un gran «negocio» para los propietarios de los Centros de Verificación.

Vía Reporteros en Movimiento.