Temor en Comisaría de Cuautitlán Izcalli ante posible reapertura del caso Ocaña

CUAUTITLÁN IZCALLI.- Pese a que la investigación por la muerte del actor Octavio Ocaña ha sido cerrada prevalece la incertidumbre ante el futuro de la misma, pues además de la opinión pública, los padres de la víctima no creen en ninguna de las versiones oficiales, por lo que anunciaron emprenderán una lucha para limpiar la imagen de su hijo; mientras que al interior de la policía de Cuautitlán trascendió la versión sobre la posible participación de uno de sus elementos en la tan controversial muerte.

Entre las posibles irregularidades que habrían cometido los policías de Cuautitlán durante la persecución y muerte del actor de 22 años, se encuentren posible Uso excesivo de la fuerza aplicada en contra de los dos acompañantes, quienes también presentan lesiones; violación a sus derechos humanos; alteración en la escena del hecho delictivo al manipular objetos y revisar la camioneta; violación a la cadena de custodia y la omisión por no llamar a tiempo una ambulancia para salvar la vida de quien dio vida a Benito en el programa de televisión “Vecinos”.

Aunque la FGJEM ya determinó que la muerte del actor Octavio “N” fue accidental, pues se presume que del arma que portaba se le escapó un tiro que hizo blanco en su cabeza, en las instalaciones de la comisaria de Cuatitlán Izcalli existe gran nerviosismo entre los policías que participaron en este hecho, ante la sospecha que familiares y amigos tienen de que los uniformados tuvieron algo que ver en la muerte de “Benito Rivers”.

Incluso, en días recientes trascendió que un policía municipal aceptó que había disparado contra la camioneta de Octavio “N” y esta versión ya no fue tomada en cuenta por la FGJEM, quien de plano dio a conocer que este caso quedaba cerrado y que los policías no tuvieron ninguna responsabilidad en la muerte de Octavio “N”.

No obstante, trascendió en los pasillos de la Comisaria que por la presión que ha ejercido la opinión pública y de los mismos familiares del actor, quienes dieron a conocer que iban a pedir la intervención del Presidente, López Obrador para que se haga justicia, todos los policías que participaron en este hecho, no están tranquilos y aunque trabajan normalmente, se les ve sumamente inquietos y hasta preocupados porque temen que este caso se reabra.

Entre las graves inconsistencias que podrían ser denunciadas por su consanguíneo se encuentra la primera versión en la que se especuló sobre la muerte del actor durante un asalto, también que se le encontró un arma en la mano con la que perdió la vida, pues se le escapó un tiro que hizo blanco en su cabeza, pero antes, circularon en las redes y en los medios de comunicación otras fotografías donde no se observa ninguna arma, lo que hizo pensar que la multicitada arma le fue sembrada al actor por lo municipales para evadir responsabilidades y tener un pretexto para justificar su muerte.

Otra irregularidad que se observó en el lugar y que hizo pensar mal, fue que los municipales, contrario a su deber, en lugar de resguardar la zona para no borrar evidencias y esperar la llegada del Ministerio Público, se dedicaron a revisar la camioneta del actor, en algunos videos que salieron a la luz pública, se observa cómo los municipales entraron a la camioneta para revisarla y mover algunos objetos, alterando y contaminando la escena del crimen.

El mismo video demuestra que los municipales no actuaron conforme al protocolo, pues a pesar de que Octavio “N” estaba muy grave no pidieron de inmediato la intervención de una ambulancia para que recibiera atención médica, no fue hasta después de varios minutos que una ambulancia llegó y lo trasladó al Hospital de Traumatología de Lomas Verdes, donde finalmente murió, minutos importantes que tal vez, si se hubieran aprovechado, le habrían salvado la vida.

Pero de todos estos puntos la FGJEM, al parecer no tomó conocimiento porque no los utilizó como prueba, la Fiscalía se basó en las declaraciones de dos amigos de Octavio “N” que viajaban con él al momento del accidente y que fueron detenidos y en los resultados que obtuvo de los peritajes y la necropsia de ley.

Tal vez sería oportuno que la FGJEM abriera este caso y encontrara todos los elementos suficientes para convencer en su totalidad y de manera convincente a los familiares de Octavio “N” de que su muerte fue accidental porque si esto no sucede, las dudas, la inconformidad y las demandas de justicia, seguirán.

Vía La Prensa.