Por decepción amorosa, encuentran a jovencita sin vida

ZUMPANGO.- Por una aparente decepción amorosa, una jovencita de alrededor de 21 años de edad se quitó la vida, en el interior de su domicilio, al colgarse con una agujeta al cuello a una viga.

Los hechos que dejaron al descubierto la muerte de quien en vida respondió al nombre de Diana “N”, se registraron minutos antes de las 5 de la mañana de este viernes, en el interior de su domicilio, ubicado en calle Pasionaría, en el fraccionamiento Los Encinos, en el municipio de Zumpango.

Anuncios

María del Carmen “N”, madre de la ahora occisa dijo a la policía que esta mañana, cuando trato de despertar a su hija para que no se le hiciera tarde y llegara a tiempo a su trabajo, terrible sorpresa se llevó cuando la encontró colgada con una agujeta al cuello.

Todavía con la esperanza de que su hija aún viviera, dijo la destrozada mujer, como pudo la bajo y pidió el auxilio de una ambulancia, aunque cuando los tripulantes de la ambulancia PCZ-007 de Protección Civil llegaron y los paramédicos trataron de brindarle los primeros auxilios determinaron que ya no había nada que hacer, pues la joven ya había muerto.

La inconsolable madre, dijo a la policía que aunque desconocía las causas por las que su hija tomo la fatal determinación, no descartó que haya sido por alguna decepción amorosa, pues aunque nunca la dijo nada, supo que acababa de terminar con su novio.

Posteriormente, cuando policías estatales confirmaron la muerte de la joven acordonaron toda la zona y pidieron la intervención del MP para que diera fe de los hechos.

Durante las primeras inspecciones oculares que practicó en el lugar, el MP informó que a simple vista no se le apreciaron huellas de violencia en el cuerpo a la occisa, solamente un surco en el cuello que evidenciaba un suicidio.

Sin embargo, dijo el Representante Social, serán los peritos y el médico legista quienes determinen si esta joven se suicidio, una vez que concluyan con sus peritajes y la necropsia de ley, lo anterior para deslindar responsabilidades.

Vía La Prensa.

Compartir