Ponen en marcha el carril reversible en Nicolás Romero; beneficiará a 200 mil personas diariamente

NICOLÁS ROMERO.- Con la finalidad de reducir los tiempos de traslado de la gente que todos los días usa la carretera Tlalnepantla-Villa del Carbón para llegar a sus destinos, este miércoles se puso en marcha la primera etapa del carril reversible en los cuatro kilómetros y medio de esta vía que atraviesa el municipio de Nicolás Romero, con lo que el recorrido de este trayecto que va de la colonia El Puerto a Manantiales, pasará de una hora a tan solo 14 minutos.

El alcalde de Nicolás Romero, Armando Navarrete López, informó que la implementación del carril reversible convierte a esta ciudad en la única en América Latina en contar con un modelo de movilidad basado en el uso de la tecnología Road Zipper, a través del cual una máquina va desplazando las cinco mil barreras de concreto a su paso, incrementando un carril a la circulación en el sentido que presente mayor congestionamiento vial, dependiendo del horario.

Anuncios

Indicó que el proyecto fue probado en cuatro ocasiones antes de ponerlo en marcha, resultando positiva su implementación para los cerca de seis mil vehículos y más de 200 mil personas que todos los días usan esta vialidad para trasladarse a sus centros de trabajo o sus hogares.

El funcionario municipal resaltó que, en una primera etapa, el carril reversible se implementará de las 17:00 a las 22:00 horas, en dirección a Nicolás Romero, horario en que se estima regresan los habitantes de este municipio a sus hogares, y se espera que a este proyecto de movilidad se pueda sumar el municipio de Atizapán, para incorporar al menos un kilómetro más de vallas móviles, con la intención de implementarlo por las mañanas en un horario de las 05:00 a las 10:00 horas de lunes a viernes.

Para ello, dijo, se sostienen pláticas con la alcaldesa de ese municipio, Ruth Olvera Nieto, con la finalidad de que el carril reversible pueda llegar hasta la incorporación con la autopista La venta-Lechería, agilizando el tránsito en la zona, sin destinar un peso adicional a lo ya invertido.

Destacó que este proyecto era la opción más económica que tenía el gobierno local para mejorar el tránsito en esta región, ya que su implementación apenas implicó una inversión de 10 millones de pesos para su administración, ya que el equipo y las vallas móviles se consiguieron a través de la firma de un comodato con el Gobierno del Estado de México, quien contaba con esta tecnología, consistente en dos unidades de este tipo, nombradas Nico y Nichy, y cuyo precio en el mercado oscila los 50 millones de pesos, pero que mantenía en desuso desde hace cerca de ocho años, por lo que solo fue necesario rehabilitarla para poderla reutilizar en esta importante vialidad.

Apuntó que, en el pasado, se habían hechos dos intentos más para mejorar la movilidad en esta vía, los cuales fracasaron, pues, en el primer caso, se trató de la construcción de pasos a desniveles que no aceleraron los ingresos o salidas al municipio y solo dejaron una deuda de 180 millones de pesos, mientras que la segunda alternativa consistió en la intención de ampliar el número de carriles, pero solo se generó un descontento ciudadano que no permitió avanzar en la obra, por lo que el carril reversible se convierte en la mejor alternativa, ya que no implicará alguna indemnización a los afectados y no genera alguna obra costosa para su operación.

Navarrete López subrayó que esta acción tiene un potencial para crecer ocho kilómetros más en la parte baja, lo que también mejoraría el tránsito en los municipios de Atizapán y Tlalnepantla, por lo que confió en que sus homólogos tendrán la voluntad y se sumarán para lograr la segunda fase, lo que lo convertiría en un proyecto de movilidad regional.

Vía Hoy Estado.

Compartir