La tierna historia del Coyote en Ayuno en Neza

NEZAHUALCÓYOTL.- Desde hace diez años, una mole de fierro de 40 metros de altura y casi 300 toneladas de peso, ha dado a los habitantes del municipio de Nezahualcóyotl, en el Estado de México, identidad y trascendencia local e internacional.

En 2009, en la glorieta que forman las avenidas Adolfo López Mateos y Pantitlán, se colocó la escultura monumental “Coyote en Ayuno”, una obra hecha de hierro con base de concreto, realizada por el escultor internacional, Enrique Carbajal “Sebastian”.

Anuncios

Previo a la colocación del “Coyote”, se ubicaba una estatua de Nezahualcóyotl, pero en el ánimo de agregarle mas representatividad al municipio, se instó por la mole de metal.

La glorieta es histórica y ha sido un punto de referencia desde la creación del municipio en 1963, pues ahí se ubicaba un tanque elevado de agua para mitigar problemas hídricos.

Años después fue derrumbado y se instauró la efigie de Nezahualcóyotl, sin embargo, los ciudadanos nunca identificaron el lugar como la “Glorieta de Nezahualcóyotl, sino como la “Glorieta del Cine Lago”, debido a la cercanía de unas salas cinematográficas.

La monumental escultura puede ser apreciada desde diversos puntos a una distancia de dos kilómetros a la redonda, e incluso desde el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

El “Coyote” de Sebastian es una pieza de fierro de 40 metros de altura, 50 metros de base y 296 toneladas de peso que gracias a su tamaño, de inmediato creó identidad urbana y se convirtió en referencia para los habitantes.

“Situación que ninguna estatua ni obra pública del municipio ha logrado», afirmó Uzzias Martínez Aguilera, Coordinador del Centro Pluricultural y Casa de Cultura de Nezahualcóyotl, Estado de México.

El proyecto está inconcluso, dijo el funcionario, ya que no se ha podido instalar un museo de sitio, una biblioteca y un foro de actividades culturales.

Y es que, al ser una glorieta, el acceso está limitado, además de que existen otros aspectos de carácter urbano, jurídico, administrativo y de tránsito, así como de derechos de autor, que impiden completarlo.

Vía El Universal.

Compartir