Sonideros de Naucalpan arman fiesta en la azotea

NAUCALPAN.- Mientras que los habitantes de Brooklyn ponen a todo volumen el tema de Nueva York de Frank Sinatra para animar a sus vecinos, y en Madrid y Roma cantantes de ópera entonan “La Traviata” desde sus balcones con el mismo fin, el sonidero Roberto García contagió de rumba, a su modo, las calles de Naucalpan.

Durante los últimos dos sábados, el músico organizó un par de conciertos desde la azotea de su casa y les hizo pasar un buen rato a sus vecinos, para animarlos ante un panorama de desaliento.

Anuncios

Esta es la primera vez en 20 años que su sonido Conquistador Latino dejó de conocer nuevas tierras gracias a la música, pues suspendió sus presentaciones debido a la contingencia sanitaria.

Creo que la música es un lenguaje universal que une a las personas y que hoy nuevamente suma a unir y a tener una atmósfera de buena vibra, que en estos momentos necesitamos más que nunca”, describe Roberto García, quien cuenta con el apoyo de su familia y su equipo de producción para llevar a cabo este baile.

Él instaló su mezcladora, un conjunto de más de 10 bocinas y luces desde la azotea de su casa en la colonia Buenavista, las cuales tuvieron alcance tanto en las grisáceas viviendas que rodean a este punto como en los lujosos condominios del vecino Huixquilucan.

Invitados en redes sociales, los ciudadanos hicieron caso de su convocatoria, a través de la cual los exhortó a permanecer en sus casas y asomarse desde sus ventanas, encendiendo las luces de su celular en señal de que disfrutaban el bailongo, y aunque nadie lo hizo en las calles, hubo atrevidos que lo hicieron entre tinacos para disfrutar un buen rato.

Gracias a las transmisiones en vivo por Facebook, las piezas de este “Beatle rumbero” también alcanzaron ciudades como Los Ángeles y Chicago, donde algunos paisanos le hicieron peticiones para mandar saludos y una que otra dedicatoria personal.

En ambos conciertos desde su casa, Roberto y su equipo también realizaron un homenaje al personal médico y a las familias que han perdido la vida por esta contingencia, al dedicarles un minuto de silencio.

Se olvidan de lo que venimos viviendo y eso da un aire de esperanza y alegría. Me llena de bastante gusto; es algo que amo hacer y que me gusta compartir. Uno de los mayores logros que puedo tener es ver a la gente disfrutar y bailar”, destacó el músico.

Vía El Heraldo de México.

Compartir