Policías de la tercera edad protestan en Naucalpan; exigen jubilación

NAUCALPAN.- Policías de Naucalpan, en proceso de jubilación, se manifestaron este martes afuera del palacio municipal para solicitar a las administraciones estatal y local que agilicen el pago de sus pensiones y de la prima de antigüedad, ya que el trámite puede llevarse hasta dos años y medio, tiempo en el que tiene dificultades para solventar sus gastos diarios.

Marco Polo Badillo Maldonado, integrante del Movimiento de Policías Descalzos, indicó que, actualmente, 120 policías de este municipio se encuentran bajo esta situación de indefensión, lo que consideró como un acto de injusticia, ya que son personas que le dedicaron su vida al servicio público por más de 30 años.

Anuncios

Explicó que la mayoría de los policías se retiran entre los 50 y 65 años de edad; sin embargo, el trámite de su pensión puede llevarse en el mejor de los casos en ocho meses, aunque existen casos que superan los dos años y medio, periodo en el que se ven en la necesidad de depender de su familia o, en su defecto, de buscar un empleo informal, ya que no los contratan en algún otro lugar.

El representante del movimiento por la dignificación policial señaló que el trámite de la pensión se lleva a cabo por cerca de un año ante el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM) y, posteriormente, debe gestionarse la prima de antigüedad ante el Ayuntamiento de Naucalpan que, en los últimos meses, se ha visto reducida de forma considerable, ya que existen elementos a los que apenas se les han ofrecido 900 pesos por más de 30 años de servicio.

Agregó que la mayoría de los elementos en retiro presentan alguna enfermedad que se ve agravada, debido al tiempo en que carecen de ingresos para satisfacer sus necesidades básicas de alimentación y hogar, por lo que solicitaron a ambos niveles de gobierno a reducir los tiempos en que se realiza el primer pago de las pensiones, para no afectar la calidad de vida de los policías locales.

Ejemplo de esto, ocurrió con Ana Silvia Torres Padilla, quien fungió como policía tercero en la corporación municipal por más de 30 años, manifestó que, ante la falta de pago de su pensión, se ha visto en la necesidad de trabajar en tianguis sobre ruedas cargando bolsas y algunos productos para obtener un ingreso y sacar adelante sus gastos, a pesar de que inició su trámite hace ocho meses ante el ISSEMYM.




Al respecto, el primer síndico, Maximiliano Alexander Rábago, subrayó que, hasta ahora, se tiene conocimiento de que 35 policías jubilados enfrentan esta situación; no obstante, confió en que se pueda destinar recursos para cubrir esta prima de antigüedad a finales de noviembre, pues es una prestación que se les ha negado por mucho tiempo, a pesar de que han entregado su vida a garantizar la seguridad de la población.

“Ser policía no es fácil, guardando las debidas proporciones, hay profesiones muy castigadas en México, porque no tienen prestaciones y no hay garantías de su trabajo. Los policías tienen un régimen especial y discriminatorio, junto con peritos y ministerios públicos, dado desde la propia constitución. Cómo queremos abatir los índices de delincuencia si los tenemos mal pagados y sin prestaciones correspondientes”, subrayó.

Vía Hoy Estado.