Persiste miedo en Av. Naucalpan, tras asesinato de pasajero en combi

NAUCALPAN.- En la Avenida Naucalpan, donde ocurrió el asalto en el que un pasajero perdió la vida a bordo de una unidad del transporte público, operan varias bandas dedicadas a este tipo de robos con violencia, de acuerdo con los vecinos.

Y es que los habitantes de las colonias Estado de México e Hidalgo, separadas por esta avenida que conecta al municipio de Huixquilucan con el centro de Naucalpan, señalan que los robos con violencia ocurren a todas horas del día y son cometidos por sujetos de distintas edades que operan en grupos de dos o tres personas que se suben a las unidades en distintos trayectos de la vialidad, aunque todos van armados para amenazar a los pasajeros.

Son varias las bandas que se dedican a robar en esta avenida; de repente, solo vemos que se bajan de las combis y se echan a correr con las mochilas por los callejones. Nadie dice nada, pero muchos han sido víctimas de ellos, pues a veces también se meten a los establecimientos y también les roban a los comerciantes, pero a pesar de las denuncias, no hay seguridad en la zona», afirma don Ricardo, un comerciante de la zona.

VAN CASI 3 MIL 800 ASALTOS EN EL TRANSPORTE PÚBLICO EN EDOMEX

De acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública, hasta julio de 2020, se habían denunciado tres mil 767 asaltos al transporte público en el Estado de México, de los cuales tres mil 693 ocurrieron con violencia y 74 sin violencia; delito que en ese mes tuvo un aumento de 13.5 por ciento, en comparación con junio, cuando se levantaron 496 carpetas de investigación por este motivo.

Para la Secretaría de Movilidad, Naucalpan, junto con Ecatepec, Cuautitlán Izcalli, Tlalnepantla y Toluca, se encuentra entre los cinco municipios con el mayor número de robos con violencia en el transporte público en lo que va del año, incluso, se ha colocado en el segundo lugar a nivel estatal en delitos de este tipo, y en los cuales se ha desplegado una estrategia para combatirlos, en conjunto con la Secretaría de Seguridad del Estado de México.

«Con la Secretaría de Seguridad del Estado de México, pediremos que se ponga muchísima más atención en la cobertura, porque con muchísimo menos población que Ecatepec, Naucalpan se ubica en el segundo lugar, quiere decir que los índices delictivos están realmente disparados en este municipio», reconoció el secretario de Movilidad Raymundo Martínez Carbajal.

De acuerdo con el funcionario, se ha realizado un mapa del índice delictivo con apoyo de las rutas que enfrentan más este delito, con la finalidad de que se implementen operativos en estos trayectos y, a la par, se sigue promoviendo entre los transportistas que instalen botones de pánico y cámaras de videovigilancia en las unidades, con la intención de que sean activados a tiempo y la policía pueda actuar para detenerlos. Hasta ahora, dijo, se han integrado 18 mil 266 botones y se estima que antes de que finalice el año, la cifra llegue a los 22 mil.

Sin embargo, durante el recorrido que se hizo esta misma tarde en la Avenida Naucalpan, no se apreció la presencia de alguna zona patrulla estatal o municipal realizando rondines, mientras tanto, los pasajeros siguen subiendo a cada una de las unidades, con el temor de que no puedan regresar con sus pertenencías… o con vida.

SE JUEGAN LA VIDA

El pasado viernes 28 de agosto, se conoció el terror que se vive a bordo de estas unidades, pues un video se viralizó en redes sociales, en donde se observa a dos jóvenes -uno de ellos, vestido con jeans y sudadera naranja y, el otro, con jeans y chaleco negro-, hacerse pasar por pasajeros y, unos metros más adelante, sacar una maleta y un arma para asaltar a los usuarios de una vagoneta de la Ruta 82, que circula por esta avenida.

En la grabación que captó la cámara de videovigilancia que se encontraba la interior de la combi, se puede apreciar cómo uno de los pasajeros se opone a entregar sus pertenencias, lo que provoca que uno de los asaltantes le dé un codazo en el rostro y, posteriormente, su cómplice le dispare a quemarropa a la altura del abdomen, lo que ocasiona que éste caiga al piso de la unidad, mientras agoniza.

«Me sobran balas, ya vieron que es la verdad, quiero todo», dice el asaltante, mientras que su cómplice arranca carteras y celulares al resto de los pasajeros y al conductor, a quien incluso amenazan con saber en dónde vive, para luego, bajarse más adelante, en las inmediaciones de la Avenida Naucalpan y darse a la fuga, mientras que el joven, de 24 años de edad, perdió la vida al llegar al Hospital de Traumatología de Lomas Verdes.

Diez minutos antes, estos mismos delincuentes fueron captados por las cámaras de otra unidad de la Ruta 11, también asaltando a los usuarios, solo que ahora en la parte baja de esta vialidad, conocida como San Esteban, bajo el dicho «no se hagan los que no traen, todos los celulares y carteras, rápido».

HUYEN ENTRE LOS CALLEJONES

Para los vecinos de las colonias Estado de México e Hidalgo, estos robos al transporte público se han vuelto una constante en esta vía, ya que los asaltantes pueden huir rápidamente por los callejones que se forman en estas comunidades y, de esta forma, evitar ser detenidos por la policía municipal o estatal.

Y es que ambas colonias se encuentran en medio de una cañada que alberga decenas de callejones que se tienen que recorrer para llegar a calles más amplias en las que se encuentran la mayor parte de las viviendas y que, en el caso de la colonia Estado de México, conecta a los peatones con las zonas de Río Hondo y El Molinito, por donde puede huir fácilmente.

Los testimonios señalan que los asaltantes han sido ubicados como habitantes de la colonia de Río Hondo, aledaña a estas dos colonias, y a pesar de que han aportado algunos elementos o datos a la policía local, no han podido detenerlos.

«Les hemos dicho de dónde son, por dónde se meten y hasta los horarios en que han ocurrido los asaltos y siguen robando como si tuvieran permiso», puntualizaron los vecinos.

Otro de los comerciantes relata que, en mayo de este mismo año, otros dos sujetos ingresaron con un arma a su establecimiento durante el día y lo despojaron de su cartera, el efectivo que ese día había ganado, además de que se llevaron la motocicleta en la que todos los días se desplazaba, por lo que ahora cierra su negocio entre dos o tres horas antes, para evitar ser víctima nuevamente de estas bandas.

A pesar de las denuncias, al hacer un recorrido por la zona, se observó que no existe presencia policiaca en la zona a lo largo de tres kilómetros aproximadamente, por lo que los vecinos piden que se refuerce la seguridad para evitar más casos como el del pasado viernes.

Por Sharira Abundez – La Silla Rota.