‘Duele el estómago ver como se roban las llantas’: Vecinos de Lomas de Huizachal

NAUCALPAN.- “Hasta duele el estómago ver como se roban las llantas” o con máscaras se acercan a quitar cámaras de seguridad de las casas que van a robar, señalan vecinos de Lomas del Huizachal, quienes llevan meses esperando permiso para poder colocar controles en las calles de acceso a este fraccionamiento, ubicado en la zona limítrofe entre Naucalpan y Huixquilucan.

Raúl Valdez Velazco, presidente del Consejo de Participación Ciudadana (Copaci) de Lomas del Huizachal, señaló la serie de asaltos y robos a casa habitación, así como desvalijamiento de autos que han sufrido, por lo que llevan un año solicitando les autoricen la colocación de casetas de control de acceso, sin tener respuesta.

Anuncios

Desde 2016 “hemos sufrido asaltos muy violentos, donde las familias de militares retirados, han tenido que enfrentar solas a los delincuentes, como el caso de un general retirado que sólo con su esposa, ambos adultos mayores, se defendieron dentro de su casa de ladrones que ingresaron a robarlos”, en otro caso, madre e hija fueron asesinadas, por delincuentes que entraron a su casa”, indicó el dirigente vecinal.

A “motoratones”, jóvenes que ingresaban en motonetas a robar a Lomas del Huizachal por la avenida Emilio Gustavo Baz , “logramos frenarlos” con barras que sólo permiten el ingreso a personas que caminan, pero lo que no cesa son los vehículos desvalijados, pues por la noche suelen entrar bandas que en cinco minutos desmontan las cuatro llantas de camionetas y autos, especialmente tipo Jeep y Mazda, afirmó el presidente del Copaci.

En videos de seguridad, vecinos de Lomas del Huizachal han registrado cómo actúan ladrones que incluso llegan con máscaras y quitan las cámaras de vigilancia de las casas que van a asaltar, señaló Valdez Velazco, mientras mostraba denuncias ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, por media docena de robos a residencias registradas de 2018, 2019 y 2020.

Por ello desde hace más de un año “estamos solicitando por oficio a la presidencia municipal, autoridades de movilidad, desarrollo urbano y protección civil, autorización para poner dos casetas de control de accesos en las calles Francisco I. Madero y Nicolás Bravo, donde los colonos vamos a invertir cerca de 160 mil pesos, además del pago de ocho policías facultativos, que vigilen quien ingresa a este fraccionamiento”.

Si autoridades municipales y del Estado de México, argumentan que no hay presupuesto para tener vigilancia permanente aquí, pues sólo hay 18 policías municipales, para 17 colonias de esta zona, entre las que están Río Hondo y El Molinito, los vecinos “estamos dispuestos a pagar para asegurar nuestra protección y ni aún así nos apoyan con las autorizaciones”, aseveró Rubén Valdéz Velazco.

Esto pese a que el Cabildo aprobó en febrero, la autorización para que habitantes puedan establecer sistemas de control de accesos en sus colonias y fraccionamiento, lamentó el dirigente vecinal.

Vía El Universal.

Compartir